jueves, 21 de agosto de 2014

La Vuelta de Leonard Cohen




Si es que alguna vez se fue. Cohen cumplirá sus primeros ochenta años el próximo 21 de septiembre. Un día después está previsto su nuevo disco, Popular Problems.

A estas alturas de su vida profesional no deja de sorprender que este poeta y músico canadiense siga en activo. Recordamos hace pocos años algún desfallecimiento en escena. Pero Leonard sigue impertérrito ofreciendo más de su talento natural. Del fraseo de los últimos años, de la intensidad contenida en cada surco, tanto del vinilo como de su rostro. Es puro arte de la iconografía popular.

No obstante ha querido ofrecer un adelanto. Uno de los nueve temas de los que en principio se compondrá el aún decimotercer disco de su dilatada carrera (el poeta comenzó a grabar allá por 1967). Se dice que Cohen entra en el estudio cuando tiene algo bueno que ofrecer. Esperemos que de nuevo vuelva a ser así. Otros hablan de sus problemas económicos.

El caso es que hace sólo un par de años el canadiense obtuvo un gran éxito con otro impecable larga duración, el llamado Old Ideas. También compuesto en exclusiva de temas inéditos el futuro Popular Problems.

La nueva canción no defrauda. Comienza con un sugerente piano y leve percusión con teclados de fondo aportando una atmósfera muy singular y propia de las grabaciones más recientes de Leonard Cohen. Y por supuesto los coros femeninos inevitables que adornan mansamente el escenario sombrío que describe. Mucho Cohen.

Se llama Almost Like The Blues.



Vi a algunas personas que mueren de hambre 
hubo un asesinato no fue violación 
sus aldeas ardían 
Vi que estaban tratando de escapar 
Yo no podía cumplir con sus miradas 
Estaba mirando mis zapatos 
Yo era el ácido era trágico 
era casi como el blues 
era casi como el blues

Tengo que morir un poco 
entre cada pensamiento asesino 
y cuando acabo de pensar 
Tengo que morir un montón 
hay tortura y allí está matando 
y hay todas mis malas críticas 
la guerra, los niños desaparecidos, Señor 
es casi como el blues 
es casi como el blues  

Así que dejé que mi corazón se congelara 
para mantener lejos la podredumbre. 
Mi padre dice que me eligieron 
mi madre dice que no soy yo. 
Escuché su historia 
la de los gitanos y los judios 
que era buena que no era aburrida 
era casi como el blues 
Era casi como el blues

No hay Dios en el cielo 
y no hay infierno debajo 
así dice el profesor gris 
de todo lo que hay que saber 
pero he tenido la invitación 
a la que un pecador no puede negarse 
y es casi como la salvación 
es casi como el blues 
Es casi como el blues  

miércoles, 20 de agosto de 2014

A La Caza del Típico Tópico




Hoy y sin saber por qué he empezado el día canturreando una de esas canciones que en su momento llenaron de magia nuestra a veces vana existencia. Años hacía que perdí la pista a tan suculento manjar musical y no menos apetecible personaje de la Andalucía más típica.

Porque es evidente, en este lado del sur de la península tenemos nuestras peculiaridades además del duende típico transformado en tópico y en ocasiones sin saber muy bien por qué. Desde los que creen que aquí en Andalucía todos somos toreros a los que no dejan de visitarnos por ese 'aje' que les alegra la vida, entre unos y otros han contribuido a esa sesgada imagen arquetípica.

Por un motivo o por otro cuando eso lo trasladamos a la música surgen personajes que despliegan su panoplia en pos de una reivindicación. Por eso Paco Herrera, ilustre creador, músico y productor de Sevilla en un día como éste mío de hoy pensó que había que romper una lanza en favor del lustre costumbrista que se encamina inequivocamente y con decisión hacia la transgresión de algunos prejuicios.

Tomó de las riendas al rap a principios de los ochenta y se marcó una pequeña revolución tal y como los Triana de Jesús de la Rosa dejaron evidente sólo una década antes con su rock andaluz. El primer rapero andaluz. La copla Típicos Tópicos que no tiene desperdicio es una muestra. Más abajo te dejo la letra para que no pierdas detalle.

Paco Herrera, un clásico. No dejes de visitar su web www.pacoherrera.com







TÍPICOS TÓPICOS
(Puñetita verídica) F. Herrera Míjez

Estando al Norte del Sur
pasando Despeñaperros
al decir: soy andaluz,
ya lo tienes sonriendo.

Por toda contestación
dicen, en plan jaranero:
Ele "er" salero "shiquiyo",
de Andalucía "ná" menos.

Vuelta al tópico, maldito,
¡ vaya por Dios con el menda !,
¡ qué irresponsable es el tío,
que también "tié" un sambenito
colgadito en "to" la chepa,
y ahí lo tienes... pobrecito,
que se cree que yo soy de Las Vegas!

Típicos tópicos...,
Típicos tópicos...,
Típicos tópicos...,
Típicos tópicos...,

En esta típica España
no sólo hay panderetas,
que también los hay tacaños,
cabezones o veletas.

España, hay que humanizar
los tópicos de tus tierras,
humanizar a los hombres,
humanizar las banderas...
Que los tópicos no mueren,
pero si se les encierra
dentro de los corazones
de los que tengan vergüenza.

Que no sólo Andalucía
es la típica ramera,
que es toa España,
España toa...
Allende nuestras fronteras.

Típicos tópicos...,
Típicos tópicos...,
Típicos tópicos...,
Típicos tópicos...,

La tópica vieja Europa,
y hasta creo que el mundo entero,
se cree que aquí en esta España
tos los tíos somos toreros.
Que todo son pasodobles
y naranjos y sombreros,
y que nuestra historia fue escrita
por los Álvarez Quintero.

Y el telón impenetrable
del Oriente y Occidente
es un tópico de acero.
Cuando no nos llaman credos
nos llaman los decadentes.

Y el tópico americano,
también existe, está ahí:
inundado de hamburguesas
y palomitas de maíz.

Típicos tópicos...,
Típicos tópicos...,
Típicos tópicos...,
Típicos tópicos...,

Y hasta to el planeta tierra
su tópico también tiene,
pues somos el cachondeo
de tos los extraterrestres.

Nos miran desde sus naves.
y se dicen: Ahí los tienes…
contaminado las aguas…
armándose con cohetes…
se espían unos a otros…
se pelean los presidentes
y hasta envenenan el aire:
¡ Que locos están los terrestres !
¡ Que locos están los terrestres !
¡ Que locos están los terrestres !
¡ Hombreeee !

Típicos tópicos...,
Típicos tópicos...,
Típicos tópicos...,
Típicos tópicos...,

Qué lastima de aquel hombre
que pretende ser
bueno a los ojos de todos
pero a costa de
poner por malo al hermano
siendo el malo él.
Suelta la viga del ojo
y enróllate bien……

QVO VADIS…

lunes, 11 de agosto de 2014

Verano, Bendito Verano




Nunca nos acordamos del anterior. Aquel en que como en éste las temperaturas en el mercurio, perdón, termómetro digital, subían indolentes como si no costase nada. Y nos cuesta, ya lo creo que nos cuesta.

Permanecer a la sombra se ha convertido en un lujo a bordo de la crisis económica si es que abandonamos los grados virtuales de las ciudades provocados por aires acondicionados, escapes de automóviles y estímulos varios que calientan el aire que se torna irrespirable.

Es cuando nos marchamos allende los límites de la civilización, esto es, al refugio de la montaña más cercana donde los árboles empiezan a clarear peligrosamente por despoblación. A veces la causa es la sequía, otras el preciado oro viscoso que corre por sus vasos. Y ya no hablemos de las playas, un lujo. Consumo, todo es consumo, y en verano, bendito verano, todavía más.

La música tampoco escapa al singular acto humano de abastecerse sin medida. ¡Para adentro que el zurrón es grande!. Llévate la mesita, las sillas, la sombrilla, las viandas ligeras y frutas para pasar el día... y la canción de turno que bombardea inmisericorde el oído en el camino de ida, la estancia en el lugar de destino y el fatigoso camino de vuelta en que ahora las notas bien timbradas nos suenan a ¿triste? despedida, ecos de un amanecer que se prometía largo, largo.

Aún así, y a estas alturas de mi vida no acabo de entender por qué de todo ello nos queda un recuerdo indeleble y cariñoso. Memoria selectiva la llaman, por la cual extraemos sólo lo positivo. Dicen que nuestro cerebro terminaría colgándose (valga el símil informático) de no ser así. Y he aquí que lo que se mantiene más erguido en el recuerdo a modo de banda sonora es la música, la canción del verano. Es sonar y de repente la cascada de emociones.

Desde La Yenka de Johnny & Charley pasando por el himno a la excelencia femenina del "Lola" de Los Brincos hacia la inquietante zambullida en un Submarino Amarillo que Los Mustang nos obsequiaron en los sesenta. Ya me diréis en plena guerra fría y nada menos que amarillo, como para pasar desapercibido...

Y qué me decís del Nino Bravo de los setenta y "Un Rayo de Sol" de Los Diablos con la panorámica de una esplendorosa Marisol a la que todos veían tal cual Ángel llegado del mismo firmamento, ahora que veníamos de visitar la luna. Y la verdad es que no querían concederle el beneficio, sí, digo bien, el beneficio de crecer... Toda ella bella y dispuesta a demostrarlo en portadas, cines, televisión, ¡Dios mío, que descoco. A dónde se fue el mito infantil!... Pues directo a la canción del verano.

En fin, que luego llegó un tal Georgie Dann y toda la candidez terminó por desvanecerse. Esas chicas del coro que hacían posible lo imposible. ¡Cómo se puede cantar en medio de semejantes acrobacias anatómicas!. Y digo más, cómo podíamos estar pendientes de la letra si la ciencia nos ocupaba la vista. Y voy más allá, cómo poder ser Georgie Dann siquiera durante tres minutos. ¡Qué madrugadas de "pesadilla"!.

Y no creas, que el mundo no acabó aquí. Pesara a quien le pesara existía vida al otro lado de Georgie Dann. Estaba Miguel Bosé, Pedro Marín, Iván... Luego ocuparon el hueco de enfrente Tequila, Alaska y los Pegamoides, éstos siquiera se sabía en qué bando estaban, pero estaban lo prometo. También Loquillo con sus Trogloditas, mis adorables Radio Futura movidos, ejem... perdón, a lomos de la Movida Madrileña y enamorados de la moda... juvenil.

Que sí, que después de lo dicho termino exorcizado. Si es que no hay como poner palabras a las cosas. Que vivan Los Brincos y su candidez, la adolescencia de Marisol, la inocencia indefinida del Bosé, el Marín y el Iván y las chicas... bueno, quiero decir el Georgie Dann de turno.

¡¡¡Que me gusta el verano y su música!!!.